BUEN ROLLITO

Hace unos días Antonio Montero y Concha Wert vinieron a presentar y repartir el anuario del Cub de Creativos a Valencia. Todo gracias a Carlos Rubio y Noelia Terrer de Ladies and Gentleman que se preocuparon de llamar y organizarlo todo.
La verdad es que fue un soplo de aire fresco en una ciudad de por sí carente de aire y menos aún fresco en cuanto a publicidad y comunicación se refiere. La presencia de Antonio, Concha y el Anuario fue, sin duda, una inyección de moral para los que todavía creemos y luchamos por los imposibles en la Comunitat. Y valió la pena. Trajeron no sólo un libro y unos resultados, sino un proyecto de cambio, de renovación y de apuesta por el germen que da vida y cuerpo a nuestra profesión: la idea.
La idea más allá del medio. La idea como impulso y realidad final. La idea como motor de futuro para nuestro oficio.

La idea que nace sin medios pero sabe abrirse camino

La que con poco y en circunstancias adversas es capaz de conseguir resultados y que se hable de ella

Ideas que no necesitan de mucho currículo, ni mucho logo pesado

La idea mas allá del soporte, el logo, la inversión y el origen.
Esa es la apuesta del CdeC: apostar por la esencia.
Replanteándose cualquier norma, cualquier esquema y cualquier jurado hasta ahora existente. Creatividad en esencia. Prometedor.
La búsqueda de la célula madre, qué gran Grial. La misma que los clásicos hablan que surge de la colaboración y nace del buen rollo
y las situaciones que propician la falta de frenos, cortapisas, prejuicios y ese ego tan nuestro. Tan de publicitario. El mismo del que tantos apostatan hoy como padre y madre de tantas negligencias del pasado en esta, nuestra profesión. Como Carlos Holemans defendía no hace mucho en el anuncios.

http://www.anuncios.com/campana-creatividad/mas-anuncios/1051521008001/colectivo.1.html

Ese buen rollo tan necesario desde hace tanto, ahora nos llena las bocas. Hay que colaborar, hay que crear buen rollo, olvidemos el pasado. Buscamos buen rollo entre empresas. Defendamos el buen rollo entre profesionales. Colaboración, reclaman. Reclamamos. Pero eso sólo ocurre entre los poco resabiados y los que forman estructuras simples. Los demás ¿Buen rollo? Yo, defiendo el concepto que proclama Holemans pero¿es real? ¿Es real el buen rollo cuando crisis tras crisis, los publicitarios nos hemos apuñalado en los precios, márgenes, etc…? ¿Y en los concursos mientras nos desgañitábamos clamando por el corporativismo y la solidaridad inter pares o peer to peer que suena más 2.0? eso en general cuando no en particular hemos sobresalido como una profesión donde la traición de abajo arriba y de arriba abajo ha sido moneda de cambio cotidiana.
Yo discrepo. La cooperación es necesaria pero dudosa en nuestra profesión y más en organizaciones de cierto peso y envergadura.
¿Hemos olvidado la guerra de descuentos desde las agencias en la crisis del 93? Pasamos de un 10% a un 3% en semanas a pesar de que no se dejaba de defender el corporativismo frente al cliente. Navajazo. ¿Hemos olvidado la bajada de pantalones en concursos de ética distraída como los de Iberia de no hace tantos años y al que todos acudieron menos alguno como la Rushmore? Golpe bajo.
La ética y la lealtad no son valores que coticen demasiado en el ámbito publicitario. Ni ahora, ni antes. Y no creo que vaya a cambiar. ¿Que algunos, pequeños, sepamos colaborar y pactar un “Yo gano, tú ganas”? Seguro. Supervivencia lógica ¿Qué eso sea deseable? Cierto ¿Qué eso sea posible como moneda de cambio de curso legal? Uhmmmm: Somos el ejemplo de la profesión de las puñaladas traperas. Desde el director de arte que traiciona a al director creativo al director de cuentas que se la mete doblada al director general. Quizás la crisis y el hambre nos empuje a poner cara de desamparado y a clamar por un cambio. Pero otra cosa es que nos creamos ese cambio. Hay mucho dinero en juego. Y el dinero no es muy amigo de nadie.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...