Monumento a Makro, monumento a La Fallera. ¿Te mereces un monumento? Pues sí

Hace poco la agencia valenciana de Publicidad Publips, realizó una acción para Makro que consistía en la creación de un monumento a los hosteleros.

Éste monumento se pudo visitar los días 24 al 26 de abril, (quedaros con esto) en la Plaza de Felipe II de Madrid. Un gran monumento con parte interactiva, vídeos,… haciendo hincapié en la labor tan importante de un sector que ha aumentado en tiempos de crisis y representa una gran parte de la economía del país.

Por otro lado, la marca de arroz La Fallera ha hecho una acción para el Día de la Madre que se llevó a cabo el domingo día 2 de mayo, (sí, este pasado fin de semana ) y ¿Qué han hecho? Exacto. Un monumento. Y con esta gráfica:

Monumento_La_Fallera

‘Las madres merecen un monumento. Por los arroces que hacen. Nosotros se lo ponemos. Visítalo a partir del 2 de mayo en el Mercado Central de Valencia’.

Monumentos por aquí. Monumentos por allá… La verdad es que cuando la coincidencia aprieta ni el más recóndito honor del publicitario se respeta. Realmente ya es casualidad y mala suerte que una buena idea, fresca, diferente, única como el hecho de dedicarle un monumento a un sector importante de la sociedad por lo general olvidado, como los hosteleros, coincida con la misma idea pero dedicada a las madres (colectivo bastante mejor tratado por la publicidad por norma general).  Y digo casualidad y mala suerte, porque lo de las madres, sin desmerecer la buena intención, cae por su propio peso. Son un icono y una realidad social y humana (y por ende publicitaria) que se presta a la gallina de piel, a la emoción, a los recuerdos, a la melancolía. Solo hace falta recordar la espectacular campaña de P&G en 2012 dedicada a la profesión más difícil y más bonita del mundo: Ser mamá.   Lo de los hosteleros necesita una vuelta de tuerca más. Un poco más de insight elaborado. Suerte que Publips lo hizo antes y además en Madrid. Y, con tan poco tiempo, lo de las mamás como copia, pues, como que no…Ahora, insisto, con la de ideas que hay en la caverna (por ponerme estupendo y mencionar a Platón) solo faltaba coincidir en la misma dos agencias de la misma ciudad. Menos mal que La Fallera está en lo de pedir el emoticón de la paella. Cosa que mola. Ay, no!! que lo de molar es de Amstel y de Publips…Maldita maldición…No se puede ser bueno, ni profesional, ni ná…La publicidad se nos está quedando pequeña. A ver si, de una vez, nos toca algún monumento al publicitario. Que merecerlo, nos lo merecemos.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...